Problemas al Dar Pecho
 
Problemas de la MADRE más frecuentes durante la lactancia:

Grietas
Aparecen al comienzo de la lactancia. La humedad y la succión ablandan la delicada piel de la areola y del pezón y se forman pequeñas fisuras. Las grietas son muy dolorosas y si no se las trata, pueden ser la puerta de entrada de gérmenes que producen la mastitis. Para que el dolor no impida la actancia, conviene poner sobre los pezones una bolsita de hielo unos minutos antes de dar pecho y usar una crema llamada LANOLINA que lubrica el pezón y no importa que el niño se la trague.

Pezones
La forma, el tamaño y la simetría de los pezones no tiene nada que ver con los resultados de la lactancia, porque la parte glandular de las mamas es igual en número en las mamas grandes y en los pechos pequeños.

Un masaje ascendente desde el abdomen hacia los pechos favorece la secreción láctea, lo mismo que la colocación sobre ellas de paños empapados alternadamente de agua fría y caliente.

El dolor de los pezones al comienzo de la succión, es frecuente en los primeros días y se debe a que el bebé succiona en vacío. Cuando viene la leche el dolor cede.

Congestión (pechos inflamados)
La congestión de las mamas, se presenta con mayor frecuencia en las primerizas, al segundo día después del parto y dura aproximadamente 7 días. Las mujeres, a menudo confunden esta congestión con la venida de la leche, poruqe sienten los pechos turgentes y dolorosos. Pero esta congestión es sanguinea, y tiene la función de favorecer el funcionamiento de los alveolos productores de leche. Si los dolores son muy intensos, aplique paños húmedos y fríos entre cada toma y tome analgésicos (siempre consulte a su médico) y aplíque paños con agua caliente antes de cada toma para favorecer la bajada de la leche.

La retención de leche o tensión láctea debe ser resuelta cuanto antes para evitar el taponamiento de los conductos. Colocar unos minutos paños húmedos calientes es de gran ayuda. Otra medida es el drenaje frecuente de la leche por medio de la succión del bebé, por extracción manual o con sacaleche después de la toma.

El tamponamiento de los conductos se produce cuando se saltan tomas, cuando se da de mamar siempre en la misma posición o cuando se usan sostenes muy ajustados. Para soltar el tapón, antes de la succión, saque la punta del pezón con agua tibia y luego quite suavemente la costra de leche. También se puede amamantar primero del pecho afectado y colocar al niño con el mentón hacia la parte taponada, así, la mandíbula y la lengua estimularán el flujo de leche en esa zona. Algunas veces los tapones se reabsorben y no aparecen en la leche. Si el tapón es liberado y sale con la leche, puede ser de color café o verdoso, espeso y acordonado. El niño puede rechazar la leche debido a su textura, pero volverá pronto a tomar el pecho. La mayor parte de los tamponamientos se resuelven en uno o dos días.

La mastitis es la infección de una o ambas mamas, que con frecuencia se produce a raíz de grietas mal curadas o de un tamponamiento en los conductos. Los síntomas más frecuentes son el cansancio, la fiebre y la tumefacción del pecho que se halla enrojecido y con mucho dolor. Es necesario consultar con el Médico para que indique un tratamiento con antibióticos y decida las normas a seguir con respecto a la lactancia, aunque por lo general, se debe y se puede seguir dando de mamar.

Si le duelen los pechos durante toda la toma, es posible que sea por una mala posición. Esto conduce a una inadecuada adhesión boca - pecho. La solución es consultar para colocar al bebé en la posición correcta.

Problemas de la guagua más frecuentes durante la lactancia:
Alergia a la proteína de leche de vaca Alergia pasajera (si se trata bien) cada día más frecuente en niños y que se manifiesta con deposiciones sanguinolentas, hediondas y con mucosidad y mucha irritabilidad y llantos del niño. Se soluciona simplemente dejando de comer TODO producto y subproducto lácteo, ya que la Madre transmite al niño esta proteína a través de su leche. Remedio = suspender:

  • Leches de todo tipo
  • Leche condensada
  • Quesos
  • Quesillos
  • Yogurt
  • Cultivadas
  • Chocolate
  • Pastelería
  • Puré
  • Salsa blanca
  • Crema
  • Helados de crema

Intolerancia a la lactosa
Intolerancia pasajera (si se trata bien) cada día más frecuente en niños y que se manifiesta con diarreas, mucha irritabilidad, meteorismo y llantos del niño.

En el momento en que la lactosa natural de la leche materna no puede ser digerida en la primera porción del intestino delgado, este azúcar compuesto por glucosa y galactosa queda libre, produce una carga osmolar aumentada dentro del intestino, lo que obliga a que el propio intestino secrete agua para tratar de compensar este aumento osmolar, por lo que se acumulan grandes cantidades de líquidos y minerales en el lumen intestinal; además, durante ese mismo tiempo las sales biliares que se excretan para la digestión de las grasas son alteradas y disminuyen su solubilidad, lo cual trae como consecuencia mala absorción de las grasas mientras este proceso continúe.

Remedio: suspender la lactancia materna y dar leches especiales para lactantes SIN lactosa, que muchas veces son a base de soja.

Cólicos
El cólico del lactante o cólico del primer trimestre es un cuadro de causa desconocida, caracterizado por el llanto excesivo y sin motivo aparente, que presenta a diario a un bebé por lo demás perfectamente sano.

Una de las reglas mas conocidas para su definición y diagnostico del cólico es la regla de los tres:
  1. Llanto que dura mas de tres horas al día,
  2. Tres días por semana y que
  3. Se mantiene por mas de tres semanas.

Suele iniciarse alrededor de la segunda semana de vida y persiste hasta el tercer o cuarto mes. Diariamente, a menudo desde el atardecer hasta entrada la madrugada, pero también a cualquier otra hora, el niño empieza a llorar de forma inconsolable, gritando, es un llanto fuerte, agudo y encogiendo las piernas como si le doliera el abdomen, que puede observarse algo abombado y lleno de gases que a menudo elimina en forma de gases. Esos signos hicieron creer que la causa de llanto eran los espasmos de la musculatura intestinal, y de ahí que se le conozca como "cólico", pero no hay ninguna certeza de que así sea. Los bebés no son capaces de localizar el dolor, y cuando lloran tragan mucho aire, de modo que, a pesar de las apariencias, el problema no tiene por qué originarse en su tubo digestivo.

En resumen la causa de los cólicos permanece no aclarada pese a mas de 40 años de investigación: En la literatura se invoca a 4 causas.

a) El cólico infantil puede expresar un problema del intestino en el cual el llanto excesivo es el síntoma principal y el llanto es la expresión de contracciones intestinales dolorosas causadas por alergia la proteína de la leche de vaca, intolerancia a la lactosa o excesiva cantidad de gas.

b) Puede ser un problema de comportamiento que resulta de una inadecuada interacción entre el lactante y sus padres, en un niño de temperamento difícil que reacciona así frente a las conductas o reacciones inadecuadas de los padres.

c) Puede ser por culpa de alimentos ingeridos por la madre que son meteorizantes y que pasan por la leche materna al niño.

Ej: alcachofas, repollo, brócoli, espárragos, frutas secas, legumbres, bebidas gaseosas, lechuga, cebolla, ajo, mucha fibra.
d) Puede ser una colección de diferentes causas que no es fácil aclarar por parte del médico

Reflujo
En la parte inferior del esófago hay una parte más estrecha (llamada esfínter esofágico inferior). Este funciona como una especie de "válvula", que se abre para permitir el ingreso de leche hacia el estómago, cerrándose luego para impedir la salida del contenido del mismo. Cuando esta "válvula" no funciona correctamente, tanto el alimento como parte de los jugos gástricos que existen en el estómago, suben por el esófago, pudiendo inclusive llegar a la boca.

En los lactantes es más notorio, ya que -como su nombre lo indica- están alimentados sólo con leche y, como todo líquido, tiende a "subir" más fácilmente que los sólidos. El reflujo puede estar ocasionado:
  • Por que la "válvula" (esfínter esofágico inferior) no funciona en la forma adecuada (60% de los casos).
  • Por que el esófago no puede eliminar por completo el líquido regurgitado.
  • Por un aumento de la cantidad de juegos gástricos.

El reflujo también puede deberse a una inmadurez del aparato digestivo del bebé, la que aproximadamente a los 6 meses de vida se corrige espontáneamente. Esto ocurre en la gran mayoría de los casos y es debido a que en este momento la guagua comienza con dietas más sólidas (ya no recibirá sólo líquidos), su esófago comienza a crecer y adquiere la habilidad de mantenerse en una posición más erguida (antes de los 6 meses pasa la mayor parte del tiempo acostado).

Síntomas de reflujo
El vómito no es el único indicador de reflujo. Muchos chiquitos son víctimas de reflujo y ni siquiera manifiestan regurgitaciones; esto no está asociado con el grado de reflujo que puede tener.

Existe una serie de síntomas asociados que nos hacen sospechar su presencia. Es sumamente importante detectar en forma precoz cuándo un niño tiene reflujo gastroesofágico, para actuar rápidamente y evitar las consecuencias irreversibles que ocasiona. El estómago tiene un revestimiento que lo protege de los ácidos que contiene, pero el esófago no tiene ninguna protección, y por este motivo el reflujo -que generalmente es ácido- puede llegar a causarle serias lesiones.

Cabe resaltar que en niños de hasta 6 meses de vida es posible tratar el reflujo simplemente modificando la frecuencia de la dieta (darles volúmenes pequeños de leche, pero muchas más veces al día) o a través de cambios posturales.

¿Hasta cuándo dar pecho?
El destete comienza cuando, además de amamantar, la madre incluye otro alimento y finaliza cuando no se le da más el pecho. Las razones por las que la madre puede decidir dejar de dar pecho son muy personales, pero por lo general están relacionadas con la vuelta al trabajo.

Según la OMS (organización mundial de la salud) todas las guaguas deben ser alimentadas exclusivamente con el pecho desde que nacen hasta los seis meses de edad, aunque muchos pediatras recomiendan que sea hasta el octavo.

Una vez decidido el destete hay que plantearse cómo proceder. Ante todo hay que seguir una regla fundamental: El destete nunca debe ser brusco, sino que hay que hacerlo de a poco dependiendo del tiempo que tenga para realizarlo. Si tiene poca leche, conviene que remplace cada día una sesión de pecho por una de mamadera.

Si no tienes prisa, puedes dedicarle unos 15 días. Suprimir primero el pecho de la última hora de la tarde, luego el de media tarde y luego el de medio día, para dejar en último lugar la de la mañana y la de la noche. Si ya no quieres dar pecho, pero aún tienes mucha leche, conviene que vayas espaciando las tomas para que al disminuir la succión, la producción de leche vaya bajando de a poco. Cuando comienza este proceso es conveniente que sea la madre quien le ofrezca al niño las primeras mamaderas para que el cambio sea lo más suave y paulatino posible.

EQUIPO PORTALNUTRICIONAL

 
 




 
Untitled Document
 
   
     
 
    

 
E-Mail
Password
 
Inscribete AQUI
Recuperar Contraseña
 
     
 

 
   
 
    Copyright 2011 I PORTALNUTRICIONAL.COM CONDICIONES DE USO