Obesidad Infantil 1
 
¿Cómo saber si mi hijo entre 2 y 6 años está sano o no?

Pese al niño (a) y mida su estatura y compare los resultados con los de esta tabla. Trate que no sea una de esas pesas de casa, porque no son de muy buena calidad. Es preferible hacerlo en una balanza pediátrica y con un infantómetro o tallímetro Médico. En niños mayores de 4 años ya no conviene medirlos acostados, sino parados.

El crecimiento en peso y estatura a estas edades es muy similar entre ambos sexos, por eso no considero necesario colocar tablas diferenciadas para niños y niñas. Busque en la tabla a su hijo (a) para saber a grandes rasgos, cómo está:

Niños y Niñas como promedio:
Edad Estatura Peso
    Delgado Normal Sobrepeso Obeso
2 86 cm Menos de11 Kg 11 a 13 Kg 13 a 15 Kg Más de 15 Kg
3 95 cm Menos de 13 Kg 13 a 15 Kg 15 a 17 Kg Más de 17 Kg
4 103 cm Menos de 15 Kg 15 a 18 Kg 18 a 20 Kg Más de 20 Kg
5 110 cm Menos de 17 Kg 18 a 20 Kg 20 a 22 Kg Más de 22 Kg
6 117 cm Menos de 19 Kg 19 a 22 Kg 22 a 24 Kg Más de 24 Kg


SI un niño come demasiado:
En el mundo, la obesidad es la enfermedad de mayor prevalencia entre los menores de 20 años. En Chile, lamentablemente también tenemos algunos records de los que no podemos enorgullecernos. Entre ellos, el hecho de que alrededor del 40% de los niños entre 2 y 6 años sufre algún grado de obesidad.

Que quede claro que la obesidad no es una simple apreciación estética. Es una ENFERMEDAD. Esta enfermedad es crónica (no es aguda como una infección, no se quita con remedios, perdura mucho tiempo y se asocia a otros trastornos como colesterol alto y resistencia a la insulina, que determinan a futuro un mayor riesgo de diabetes, de hipertensión arterial, de arterioesclerosis y de muerte prematura por enfermedades cardiovasculares).

Para que un niño sea obeso contribuyen 2 factores;
  • Genética
  • Ambiente
Un niño hijo de Padre y Madre obesos, tiene un 80% de riesgo de ser obeso. Si solo uno de sus Padres es obeso, el riesgo disminuye al 40%. Si ninguno de sus Padres lo es, el riesgo baja al 10%. Aún no ha sido establecido con claridad si estos porcentajes se deben realmente a causas de herencia o a la adquisición de hábitos alimentarios de los Padres que crian, hacia el hijo.

Se cree que las causas ambientales o externas de obesidad como el exceso en el comer, la desvalorización de la lactancia materna, y la inactividad física son en Chile las culpables de nuestro record.

Estudios científicos hechos en Alemania y otros países demuestran, por ejemplo, que un niño alimentado al pecho tiene menos riesgo de ser un niño obeso y hoy son cada vez más las mujeres que renuncian por mil razones a esta práctica.

Por otro lado, en la medida que la población urbana va aumentando (en nuestro país alrededor del 90% de las personas vive en las ciudades) las facilidades para moverse disminuyen: hay menos espacio para ejercitarse y el aumento de la delincuencia hace que los padres prohiban a los niños jugar fuera de casa y prefieran quedarse viendo televisión o jugando con el computador o similares. En los jardines infantiles y colegios urbanos la actividad física es escasa también. Esto se debe a razones de espacio, de clima y de contaminación.

Ejemplo de distribución del tiempo diario en un Preescolar Chileno promedio:
Actividad Tiempo dedicado en promedio
Sueño 8 a 9 hrs de noche + 1 hora siesta
Transporte 15 min. a 2 horas (esto es variable)
Estudio Todavía no existe este hábito
Computador o juegos electrónicos 1 a 2 horas
Televisión 2 a 4 horas
Juegos sedentarios dentro de casa 4 horas


A las normales 8 a 9 horas diarias de sueño de un niño, sumemos el tiempo dedicado al transporte, estudio, computador y televisión, (hasta aquí sumamos más o menos 15 horas diarias). Entonces el tiempo libre para realizar actividad física existe, pero no es utilizado como tal y en la medida que se crece y el tiempo libre disminuye aún más (jornada escolar completa, talleres, preuniversitarios), la pregunta que nos hacemos frente a un niño de 10 años es… ¿Y a qué hora se ejercita?

Este niño que lentamente se va convirtiendo en obeso, tiene otro factor agravante y es el hecho de que su familia no lo nota. Cuando el Apoderado (Madre, abuela, Padre…) lo compara con el resto de sus compañeros (teniendo en cuenta que el 40% de ellos está con sobrepeso o es obeso), entonces no lo “encuentra” gordito, y no constituye por lo tanto un problema. Si el Pediatra le dice que si es un problema, entonces lo consideran una “exageración”. Así es como pasa el tiempo y justamente coincide con que son años valiosos en los que el niño está en plena formación de hábitos, sin que sus rollitos preocupen a nadie.

En todo caso conviene aclarar que un niño “gordito” no debiera ser sometido a una dieta “hipocalórica”. Es decir, frente a una restricción energética importante, el cuerpo del niño no decide bajar de peso solamente, sino que también se ve perjudicado el crecimiento estatural y el desarrollo.

Si un niño viene consumiendo más de lo que es capaz de gastar como energía desde hace tiempo, es lógico que su cuerpo almacene este exceso como grasa y por lo tanto se vea “gordito”. Si se decide dar al niño la misma cantidad de energía que este requiere en un día, obviamente que al niño le va a parecer que está “a dieta”, dado que estaba acostumbrado a recibir mucho más y a que su capacidad gástrica estaba aumentada. Lo bueno de esto es que al darle lo mismo que se gasta, el niño comienza a estirarse como un chicle, o sea, que su normal crecimiento en estatura, junto con el hecho que reciba solo lo justo y necesario en comida, hacen que en un plazo de 2 a 4 años, el niño se transforme de un niño obeso en un niño normal nuevamente.

Por eso creo indispensable recurrir al especialista (Nutricionista, Pediatra, Endocrinólogo, etc…) antes que inventar una dieta baja en calorías en forma autodidacta, y aplicarla a ningún niño.

EQUIPO PORTAL NUTRICIONAL

 
 

 
Untitled Document
 
   
     
 
    

 
E-Mail
Password
 
Inscribete AQUI
Recuperar Contraseña
 
     
 

 
   
 
    Copyright 2011 I PORTALNUTRICIONAL.COM CONDICIONES DE USO