Alimentos Funcionales

Hace 2.500 años atrás dijo Hipócrates "Dejad que la comida sea tu medicina y que la medicina sea tu comida". Es seguramente la primera definición sobre alimentos funcionales.

En 1994 el Institute of Medicine's Food and Nutrition Board, definió como alimentos funcionales a cualquier alimento o ingrediente presente en estos, que puede producir beneficios para la salud del ser humano, más allá de sus propios componentes tradicionales.
Es decir, además de las proteínas, hidratos de carbono, lípidos, vitaminas y minerales; algunos alimentos contienen determinadas sustancias químicas, cuyo consumo produciría beneficios para la salud.

Interesante resulta saber que muchos de los alimentos de consumo habitual se pueden clasificar como funcionales, ya que se ha visto que entre sus componentes existen algunos que otorgan claros beneficios para nuestra salud.
En general, los alimentos funcionales se clasifican en dos grandes grupos: Los naturales y los procesados.

Alimentos funcionales naturales
Son varios los que pertenecen a este grupo. Nombraré sólo algunos.

1) Omega 3. Corresponde a un tipo de grasa saludable, también conocida como ácido graso esencial. El beneficio principal del omega 3 en los niños es favorecer un buen desarrollo del sistema nervioso. En lo adultos, protegen tanto las arterias como el corazón. En las arterias, evitan la formación de trombos, que desencadenarán los infartos. A nivel del corazón, los omega 3 previenen las arritmias.

 

2) Té verde. Contiene un alto contenido de polifenoles, conocidos como catequinas. De estas, es la EGCG la más potente. Sus conocidos beneficios para la salud son, la prevención ante algunos tipos de cánceres y la protección de las arterias y corazón .

 

3) Arándanos. Esta fruta la recomendamos especialmente para las personas que hacen infecciones urinarias a repetición. Las mayoría de estas infecciones (>90%) son debidas a una bacteria: la Escherichia Coli. Pues bien, el arándano por medio de dos componentes químicos, impide que la E. Coli se adhiera a la superficie interna (epitelio) de la vejiga y del resto del tracto urinario, evitando así la infección. Literalmente, las Escherichias Colis, se resbalan no pudiendo colonizar tales tejidos.

4) Vegetales crucíferos. Corresponden a una familia especial de vegetales donde destacan los bruselas, coliflor, brócolis y repollos. Poseen unos componentes anticancerígenos conocidos como los isotiocianatos, que reducirían enormemente el desarrollo de ciertos cánceres.

5) El ajo. Contiene un aminoácido específico, la alíina. Este no es responsable del olor característico del ajo. Pero al ser machacado (mortero, dientes o sistema digestivo), una enzima presente en el ajo, la alinasa, convierte la alíina en alicina y es esta la responsable del olor. La alicina a su vez se transforma en una serie de compuestos sulfurados, varios de los cuales han sido asociados a protección cardiovascular y ante ciertos cánceres.
La alicina, durante muchos años se le conoció como la penicilina rusa, dado a sus poderosas propiedades antibacterinas

6) Los tomates. Contienen licopenos, un potente antioxidante de la familia de los carotenos, y protegerían del cáncer a la próstata. Otras investigaciones científicas han observado que el licopeno posee cierta acciones contra otros tipos de tumores: mamas, útero, aparato digestivo, vejiga y piel.

7) La soya. Cuyo alto contenido en fitoestrógenos y flavonoides protege al corazón, arterias y de ciertos cánceres como el de mamas. El poroto soya además es de los pocos vegetales que contiene todos los aminoácidos esenciales para las necesidades del cuerpo. Por eso que se dice que la soya es uno de los alimentos más perfectos que nos otorga la naturaleza.

Alimentos funcionales procesados o Industriales
Significa que a un determinado alimento se le ha incluido un componente funcional. Algunos ejemplos:

1) Yogurt con prebióticos o probiótcos
A algunos yogurts se les agregan prebióticos o probióticos. Los prebióticos corresponden a un tipo especial de hidratos de carbono que no se digieren y permiten el desarrollo de la flora bacteriana benigna que normalmente protege al colon. Mientras que los probióticos son las bacterias amigables que pueblan el colon equilibrando el ambiente ecológico del intestino.

2) Leches y huevos con omega 3
Lo que permite mejorar la calidad de las grasas contenidas en estos.

3) Margarinas con fitosteroles
Los fitoesteroles provienen de algunas plantas, como es la soya. Su función es impedir la absorción del colesterol de los alimentos que ingieren a nivel intestinal, lo que lleva a una disminución del colesterol de la sangre.

Concluyendo. Los avances científicos van descubriendo una serie de beneficios de algunos alimentos. Es posible que con una adecuada alimentación, que incluya los denominados alimentos funcionales, muchas de las enfermedades que afectan al ser humano hoy en día puedan ser evitadas.
De modo lo que dijo Hipócrates hace 2.500 años atrás "Dejad que la comida sea tu medicina y que la medicina sea tu comida" posee hoy plena vigencia.

 


EQUIPO PORTAL NUTRICIONAL

E-mail
Password
HERRAMIENTAS INTERACTIVAS
la fatorexia
¿en campaña para adelgazar después del 18?
las frutas
Ver articulos relacionados