Afrodisíacos
 
Un afrodisíaco es un sustancia que estimula o aumenta el apetito sexual.

La palabra afrodisíaco procede de Afrodita, diosa griega del amor, nacida de la espuma del mar (Aphros) después de que Cronos crastara a su padre arrojando sus genitales al mar.

Los afrodisíacos están presentes en todas las culturas. En papiros egipcios del año 2200 a. de C. encontramos las primeras referencias a ellos. En el tratado amoroso hindú Kama Sutra aparecen muchas maneras de aumentar el vigor sexual en el hombre mediante alimentos energéticos como la leche y la miel. En la antigua Grecia, Aristoteles (500 a. de C.) menciona el efecto afrodisíaco que producen unos insectos llamados cantáridas y otras sustancias vegetales y animales. En la Biblia (Antiguo Testamento - Genesis 30:14,15) se menciona la mandrágora como planta afrodisíaca cuando Rubens de la ofreció a Raquel para que junto con Jacob concibieran a su quinto hijo. En la medicina tradicional china también se usaban hierbas como la raiz de ginseng para potenciar el vigor sexual y en diversos textos árabes se hace referencia a los perfumes y fragancias para aumentar el placer sexual.

Ya desde la Prehistoria el hombre primitivo copulaba en los campos creyendo que los cultivos compartirían su fertilidad...

En las civilizaciones orientales, en tanto, el tema afrodisíaco ha hecho noticia desde siempre. Por ejemplo, la oda a la sexualidad hindú, el Kama Sutra, era el manual obligatorio de los jóvenes y doncellas que se comprometían en matrimonio.

Pautas de vida y para despertar la libido que los principiantes seguían a pie juntillas... Y cómo no, si en él encontraban la base para exacerbar las zonas erógenas a través de los sentidos: sensaciones táctiles, olfativas y de vista que sucumbían a la hora de potenciar las papilas gustativas por medio de sabores melosos.

La India no es la única latitud donde se desarrolla el arte de Afrodita, la vieja China poseía gran maestrismo si a gula erótica se refiere. Tanto, que se rendía culto a Tsao - Kung, dios de la cocina, en la mayoría de los hogares de Oriente. Dispuesto en un privilegiado rincón de la casa, este ser supremo se convertía en el nexo entre mortales y dioses, por ende, las ofrendas de frutas y bizcochos inclinaban su favoritismo hacia determinadas familias, fervor religioso que practicaban especialmente los hombres, que convencidos del poder de este ente sobrenatural, rogaban mayor vigor sexual para sus trances amorosos.

El Islam tampoco se queda atrás al instante de encender con sustancias dulces la pasión entre sábanas. Así, en el libro musulmán "Jardín Perfumado" del siglo XVIII se aconsejaba beber un vaso de miel espesa y comer veinte almendras para incrementar la lujuria en la cama.

Cuando la civilización helénica decayó e hizo su entrada triunfal el Imperio Romano, la cultura grecolatina se cargó de exuberante sensualismo, los banquetes más extravagantes de ese entonces fueron ofrecidos por el despótico emperador Nerón, quien después de hechizar a sus invitados con baños rebozados de agua y aceites de rosas, enaltecía sus bajos instintos con postres cargados con la esencia de canela.

La Italia del siglo XVIII pasará a la historia erótica con un solo nombre: Giacomo Casanova, este don Juan de la bota europea utilizaba como herramienta secreta para seducir a sus amantes, nada más ni nada menos que el chocolate caliente.

En general, los primeros afrodisíacos eran sustancias con forma parecida a los organos sexuales, masculinos o femeninos, o que su olor recordara a las secreciones sexuales. También ha existido una tendencia a considerar como afrodisíaco todo alimento novedoso o exótico, por ejemplo tras el descubrimiento de América, alimentos hoy en dia tan cotidianos como la papa y el tomate, fueron considerados como afrodisíacos. La mayoría de los afrodisíacos antiguos deben su fama a la magia, la superstición y a la ignorancia.

Actualmente desde el punto de vista cientifíco el efecto de las sustancias conocidas como afrodisíacas sigue estando muy discutido, debatiéndose si el efecto real de dichas sustancias es superior al de un placebo, es decir, al efecto producido a una persona por un producto sin contenido farmacológico alguno, convenciéndola de que se trata de un medicamento y dejando actuar la autosugestión.

Las feromonas, el afrodisiaco natural.
Las feromonas son los afrodisíacos quimicos naturales por excelencia en el reino animal. Se emiten junto a las secreciones externas, producidas por la piel y las mucosas y son captadas por nuestro cerebros a través del olfato o el gusto, actuando como una señal sexual. Son muy numerosas las especies animales que captan estos mensajes quimicos para encontrar su pareja. En este sentido convendría revisar los conceptos de higiene aceptados hoy en dia, ya que quizás en aras de oler bien hacemos un uso excesivo de sustancias desodorantes y nos estamos olvidando de los efectos de estos elementos naturales que vienen a ser como nuestra llamada sexual hacia el sexo opuesto. El olor a transpiración y el aroma de los genitales y otras partes del cuerpo pueden actuar como el más poderoso de todos los afrodisíacos.

Algunas recomendaciones para segregar feromonas son:
  • No eliminar el sudor fresco del cuerpo. (En general el mal olor aparece 24 horas despues de haber transpirado)
  • No usar desodorantes. Si se suda mucho se recomienda el uso de un antitranspirante inodoro.
  • Las relaciones sexuales frecuentes incrementan la producción de feromonas.
  • La práctica del sexo oral también favorece la producción de feromonas.
  • No es posible percibirlas conscientemente a través del olfato. Son captadas por el organo vomeronasal (OVN) alojado en la nariz.

Existen compuestos comerciales de feromonas sintetizadas en laboratorio a base generalmente de Androstenona y Androstenol que se pueden adquirir en sitios especializados. Se presentan en sprays, pulverizadores o toallitas, totalmente inodoros de modo que se pueden usar junto con su perfume habitual.

La mente, el afrodisíaco mas potente.
El enorme poder de la mente humana es el que nos proporciona los resultados esperados ante la ingestión de cualquier alimento o sustancia que podamos tomar con la convicción de que actuará favorablemente en nuestra relación sexual. Nuestra imaginación nos permite conseguir las metas que nos propongamos mejor que cualquier otra sustancia.

Sin duda alguna el mejor afrodisíaco es el amor. Ninguno de los afrodisíacos que se mencionan más adelante puede competir con el amor.

La mejor forma de encender nuestro deseo sexual es descubrir y compartir nuestros sentimientos con la otra persona, dejandonos llevar por nuestra imaginacion e instinto.

Los afrodisiacos mas populares
Alimentos: ostras, caviar, langostinos, arenques, anchoas, camarones, esparragos, apio, ajos, higos, uvas, chocolate, huevos crudos de gallina, durazno, platano, pera.
Frutillas por su jugosidad, forma de corazón y color rojo pasión, cacao para transportar a la pareja a los brazos de Eros y miel para endulzar los secretos.
Almendras: símbolo de la fertilidad con forma de ovario, se cree que su aroma induce la pasión femenina.
Durazno: simboliza los órganos femeninos.

Granada: símbolo de fecundidad y abundancia.
Naranjas y uvas: se regalaban en la Edad Media a los recién casados para que tuviesen muchos hijos.
Manzana: ejemplo de la sensualidad por excelencia, por algo Eva fue a hacer el amor con Adán en un lecho de flores,tras comer este fruto.
Membrillo: en España se le atribuían virtudes para atraer el amor por estar dedicado a la diosa Venus.

Como bebida sobresale el champagne, ya que en dosis moderadas actua como deshinibidor. De éste se comenta que despierta más la líbido femenina que la masculina.

Calorías: Los alimentos con alto contenido de carbohidratos como el pan, las pastas, los azúcares (chocolate) son altamente energéticos y son usados por deportistas para aumentar su resistencia. Basados en esta premisa certera y científica podríamos extenderla a la sexualidad entendiendo al acto sexual como un deporte. Para mejorar el rendimiento físico un deportista que se priva de carbohidratos 2 días antes de una competencia y luego se atiborra de ellos justo antes de la prueba, logra mayor resistencia y menor fatiga en la cancha. (Explico esto en detalle porque es muy interesante).

Chocolate: Mucho se ha hablado sobre los efectos afrodisiacos del chocolate, los aztecas fueron los primeros en afirmar tal mito, pero en qué se basan estas afirmaciones y por qué se ha atribuido tal efecto a este alimento. Todo tiene su explicación y su razonamiento: El chocolate es rico en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, sustancia que se relaciona con el placer y el humor, de aqui que se piense que comer chocolate puede redundar en tener placer o mejor estado de humor. Pero a parte del triptófano, influyen más factores en la formación de serotonina, como son: luz solar o presencia de vitamina B6. Además, los alimentos más ricos en triptófano son las proteínas de origen animal (como comer pollo), y a ellas nunca se les ha atribuido tal efecto afrodisiaco. Otra de las sustancias que contiene el chocolate considerada como afrodisíaca es la feniletilamina, un estimulante relacionado con las anfetaminas y secretado cuando la gente se enamora.

Sea por una sustancia o por otra o por las dos al mismo tiempo, parece que las investigaciones apuntan a que las cantidades que contiene el chocolate de estas sustancias afrodisiacas son demasiado bajas como para tener algún efecto notable. Otra cosa son los posibles efectos del exceso de azúcar sobre el estado de ánimo. Esta es un verdadero tranquilizante o sedante y siempre se ha usado como un ansiolítico. De ahí su posible efecto calmante frente a una frustración sexual, pero nada más.

Hierbas y especias: avena sátiva, cocaina, alcohol, yohimbina, marihuana, vainilla, jenjibre, ginseng, clavo, canela, azafrán, nuez moscada. Enebro, trufas, sésamo.

Anís: usado por los griegos y romanos para potenciar su sexualidad.

Canela: en la Antigüedad se empleaba como poderoso afrodisíaco.

Jengibre: los chinos utilizaban su raíz para producir un efecto excitante en sus genitales.

Nuez moscada y miel: empleada por los árabes para prolongar el acto sexual.

La vainilla, historia de una pasion
En el Nuevo Mundo, este ingrediente hizo estragos en su tierra autóctona, México... Así, cuenta la leyenda que Moctezuma, el emperador y guerrero azteca, comía cacao para potenciar su ímpetu sexual. Visto en ese entonces como alimento de los dioses, el chocolate era empleado por los hechiceros mayas para tranquilizar y estimular a los indígenas.

En tanto, la vainilla fue exportada por los conquistadores al Viejo Continente llevando consigo la impronta de la historia de amor imposible entre Tzacopontiziza y su amado Zkatan - Oxga, quienes fueron decapitados por los totonacas y ofrecidos a la diosa Tonayohua, protectora de la siembra y el maíz, como castigo por haberse enamorado.

En el lugar del sacrificio brotó una flor que luego se transformó en pequeñas vainas hipnotizando con su sabor y aroma las comidas dulces de los futuros amantes.

Aceites y perfumes: jazmin, sándalo, canela, vainilla.

Substancias extraidas de animales: cantárida (mosca española), pene de leon, cuerno de rinoceronte, aleta de tiburon, cerebro de monos.

La cantárida o mosca española se extrae de restos secos y triturados de abadejo. Es altamente irritante sobre la piel y su ingestión oral causa lesiones inflamatorias en las vías urinarias. Existen numerosos casos de muerte por ingestión entre los varones y en las mujeres se han descritos casos de sangrado genital y signos de intoxicación, por lo que se le debería considerar más próxima a los venenos que a los afrodisiacos.

La yohimbina o yohimbe es una de las drogas mas estudiadas sobre todo en los animales. En las ratas se ha demostrado que potencia su motivación sexual. El efecto en los humanos, sin embargo, está menos estudiado, actuando sobre en hombre principalemte en la calidad de la erección. Popularmente es uno de los afrodisiacos más utilizados y se puede encontrar tanto sintetizado como prepararlo directamente de las cortezas de árbol. Se han reportado efectos colaterales como la sinusitis.

El alcohol y las drogas como la marihuana tienen sobre todo un efecto deshinibidor de prejuicios sociales y morales, haciendo que las personas sean más receptivas sexualmente, aunque no existe evidencia de que tengan efecto sexual alguno. En las mujeres en particular, al estar más deshinibidas tienen una mejor respuesta sexual. A dosis elevadas se producen los efectos contrarios a los esperados, es decir producen sedación, somnolencia, falta de lubricación o ereccion e incapacidad orgásmica.

Los otros afrodisiacos
  • Dedicar el tiempo suficiente a hacer el amor.
  • Expresar fantasias y deseos a su pareja.
  • La música, que nos puede recordar momentos eróticos.
  • Las situaciones de riesgo. Una caricia en el coche o en un ascensor, puede ser el preludio de una situación excitante.
  • La conversación. Se trata de comunicarse con la pareja mediante el simple comentario de las cosas cotidianas que nos suceden, evitando de esta forma la incomunicación y el alejamiento que producen los silencios.
  • La literatura romántica.
  • Una salida sin los hijos. Unas pequeñas vacaciones o fin de semana sin hijos puede ser un fuerte estimulante para despertar los deseos. No las considere un lujo inmerecido ni se culpe. Considérelas un derecho.

Importante: Ningún afrodisíaco sirve de nada si no se dan las circunstancias, el ambiente y el momento que favorezcan el apetito sexual entre dos personas. Cualquier alimento o bebida puede ser un afrodisíaco, dependiendo solamente de como y con quien se ingiere.


 
 
 
 
Untitled Document
 
   
     
 
    

 
E-Mail
Password
 
Inscribete AQUI
Recuperar Contraseña
 
     
 

 
   
 
    Copyright 2011 I PORTALNUTRICIONAL.COM CONDICIONES DE USO